Que el alimento sea tu medicina

Dieting weight loss concept. young woman holding fork with fresh

El otro día una persona me solicitaba una cita “urgente” porque necesitaba perder peso para una fiesta, fue uno de esos momentos donde uno se queda pensativo y un poco a la expectativa de que terminen el comentario con algo como “… es broma”.

No es que la salud – o el deseo de tener un peso corporal adecuado sea cuestión de chiste – pero para los y las nutricionistas conscientes, es realmente frustrante (en realidad la palabra es indignante) el mercadeo de los kilos de peso corporal; porque perpetúa ese error de pensamiento de que una ‘dieta’ va a solucionar en cuestión de unas cuantas semanas, los inadecuados hábitos alimentarios que me llevaron hasta ese peso no deseado.

Una pérdida de peso saludable, sostenible y permanente implica trabajo, implica voluntad y sobre todo, educación.  No sólo la educación nutricional que brinda el profesional, sino la educación que la persona esté dispuesta a recibir para hacer cambios reales y conscientes en su estilo de vida.

Precisamente la semana pasada participé en el VII Congreso Costarricense de Metabolismo y Nutrición.  Un espacio que reúne médicos y nutricionistas para conversar – entre otros temas – sobre el sobrepeso y la obesidad, y sus efectos sobre el metabolismo y la salud.  Fui invitada a participar con el tema de la dieta vegana como abordaje terapéutico para las enfermedades cardiometabólicas, que son enfermedades directamente relacionadas con la alimentación, que suelen ser la consecuencia de inadecuados hábitos alimentarios.

Si algo hemos aprendido hasta hoy, es que el cuerpo humano es un sistema complejo de mecanismos y reacciones; que como profesionales en salud, buscamos comprender con el propósito de lograr un objetivo – más allá de la simple pérdida de kilos de peso – el bienestar integral de las personas.

Lamentablemente, la alimentación en nuestros países está sufriendo una transición a una dieta cada vez menos positiva en términos de nutrición: comida rápida alta en grasa, productos procesados a base de harina refinada y altas cantidades de azúcar, bajo consumo de frutas y vegetales.  Más lamentable es que, conociendo que son esos desafortunados hábitos alimentarios, los responsables de la pandemia actual de enfermedades crónicas; nos rehusamos a hacer cambios conscientes en relación con la alimentación, y en su lugar se prefiera echar mano a pastillas y fórmulas mágicas para obtener cambios irreales, en un período de tiempo absurdo, poniendo en riesgo – irónicamente – la propia salud.

“La dieta es la causa y la cura para muchas de las enfermedades más comunes de los tiempos modernos” – Nathan Pritikin

Los pioneros en el tema de llevar a la práctica la premisa de Hipócrates, y realizar intervenciones terapéuticas utilizando el alimento como medicina; han demostrado que un óptimo estado de salud es posible a través exclusivamente de lo que comemos, y que la enfermedad no sólo puede ser prevenida sino también tratada a través de la dieta, e incluso puede ser revertida.

Es tanto el énfasis en el peso, que la obsesión por ‘deshacerse de esos kilos demás’ está haciendo que se pierda la perspectiva de lo que realmente significa estar saludable. Qué es más importante: ¿lo que se come o la cantidad de lo que se come? ¿Son los carbohidratos los responsables del exceso de peso? ¿Para estar saludable, la forma es contar calorías o comer todo ‘light’? ¿Cuál el valor real de los productos de origen animal en la nutrición humana?

Los alimentos que están incluídos en una dieta vegana nos dan salud, nos aportan nutrientes que son protectores, y que por lo tanto ayudan al cuerpo a defenderse de las enfermedades y de los procesos de deterioro en términos enfermedad. Además, favorecen el peso: sí, aunque sólo se consuma carbohidratos.  

¿Es posible entonces pensar que el alimento pueda ser literalmente la medicina? La respuesta es sí, sí es posible. Conservando las características naturales del alimento, con el mínimo de procesamiento y la variedad respectiva, la máxima de Hipócrates prevalece.

 

 

Un pensamiento en “Que el alimento sea tu medicina

  1. Excelente artículo, gracias por compartirlo!
    Yo como mamá de una niña de 9 años veo cada día que una buena alimentación es la clave para prevenir futuras enfermedades. Fácil a veces no es porque hay que competir con la comida chatarra que lastimósamente está en todo lado y casi que regalada! Y convencerla de que es mejor una rica ensalada de frutas o una pita con hummus y vegetales para la merienda de la escuela mientras ve como los demás comen frituras, galletas, jugos que son pura azúcar; a veces no es fácil pero si es posible cuando cómo en muchas otras cosas en la vida, le enseñamos con el ejemplo. Comer juntos, hacer ejercicio juntos, ir al super o a la feria juntos ha sido la clave para lograrlo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s